Autogestión, Autonomía e interdependencia

Advertisements

Crónica de la presentación del libro COLAPSO de Carlos Taibo

“El pasado martes día 30 de mayo, en la sala de actos de Sanagustin Kulturgunea y organizada por Urolako CNT, con la colaboración de Elkar-ekin, Lumatik herriak y Azpeitiko Gaztetxie, se celebró la presentación del libro COLAPSO de Carlos Taibo con la presencia del autor.

Continue reading “Crónica de la presentación del libro COLAPSO de Carlos Taibo”

Charla en Azpeitia con Carlos Taibo

kolapso
Vivimos en un planeta finito, por lo que nuestros recursos naturales son, lógicamente, limitados. Mientras tanto, los gobiernos se empeñan en lograr un crecimiento de la economía constante. Esto no es posible ni sostenible. El agotamiento de las materias primas energéticas (petroleo, gas natural, carbón) acompañadas de una demanda cada vez mayor de las mismas, el cambio climático, el aumento demográfico, o la escasez de agua, son sólo unos ejemplos que nos indican que nos dirigimos de forma ineludible hacia un colapso del sistema si no hacemos algo al respecto.

Continue reading “Charla en Azpeitia con Carlos Taibo”

JUSTICIA

Vaya por delante mi solidaridad con quienes, en las últimas horas, han sido consecuencia del capricho de una justicia que, mayormente, milita a un lado de la barricada. Se la representa vendada, pero no como símbolo de imparcialidad. Se muestra así para no ver la cara de estupefacción que se le queda al personal al constatar, una vez más, que la justicia es como la plastilina: moldeable.
Habrá quien diga que la justicia es necesaria porque, en su ausencia, imperaría la ley del más fuerte y el caos sería irremediable dada la execrable condición inhumana. Permitir que huya de este argumento inmovilista siquiera porque en la historia de la humanidad las puñetas han estado siempre junto al Poder, salvo honrosas excepciones.
La justicia es como una bebida de cola. Hay quienes que la toman con alcohol para degustar mejor el trago. La justicia, en definitiva, es ese algo que se reprocha o demanda en función de intereses muy concretos.
Tan venerado vocablo gusta de unas amistades que no son las de mi gusto. Tal vez por eso expreso al abrigo de mil lecturas y otros tantos silencios mi afecto solidario con ese matrimonio anarquista, con ese concejal andaluz, con la última víctima de una justicia que toma partido. Los presos políticos son algo más que una realidad: su mera existencia determina el grado de enfermedad de una enfermedad. La propia Ley Mordaza es, en sí misma, la prueba del algodón. Las víctimas de esta legislación (aupada a base de votos) bien lo saben.

F. H.H., 31 de Marzo de 2016

El 30 de marzo de 2016, salió la sentencia de la Audiencia Nacional que condena a los anarquistas Mónica Caballero y Francisco Solar a 5 años de prisión por “lesiones”, más 7 años por “daños con finalidad terrorista”, que suman un total de 12 años de prisión para cada uno.

a) No había pruebas de que Mónica y Francisco pertenecieran a los GAC (Grupos Anarquistas Coordinados), además de la necesidad de que haya al menos tres peronas involucradas para hablar de organización terrorista.
b) Que en todo caso los GAC no son una organización terrorista, pues no reivindicaron nunca una acción de ese tipo ni ninguno de sus escritos indica que lo sea.
c) Que la Federación Anarquista Informal no es ninguna organización, es una “firma” bajo la cual se llama a la acción de los anarquistas a nivel internacional. Además desde el año 2010 ya no está tipificada como organización terrorista por la comunidad europea

KORRIKA PREKARIOA

El pasado viernes 19 de febrero varios compas de la CNT giputxi participaron en la marcha Bilbao-Barcelona contra la precariedad: CORRESCALES.
Al mediodía dos cenetistas colocaron un par de pancartas en el barrio de Egia, para luego ir en bici hasta el Ay-untamiento de Donosti, donde mientras una delegación de los marchistas entró a parlamentar con el alcalde Eneko Goia, otras cincuenta personas permanecieron en la terraza del ayuntamiento coreando frases contra el paro, los bajos salarios y la precariedad laboral y social.

Después fuimos a Egia, había quien corría y quien pedaleaba, pero con un fin común contra la precariedad y una etapa intermedia en Plaza Berri de Egia, donde la gente pudo beber sidra y comer pan y queso para reponer fuerzas de cara al largo viaje hasta Barcelona. Después se celebró una comida popular en una sociedad del barrio.

Por la tarde asistimos a la concentración de las 18,30 en la plaza de Tabakalera, con bertsolaris, emotivos discursos y un camión con potentes bables que atronaron el barrio con su regue revolucionario. De ahí salimos en manifestación callejeando por el centro de la ciudad hasta la FNAC, donde se puso punto final a la etapa donostiarra.